Los aromas embellecen nuestra vida, enaltecen nuestro espíritu y brindan un toque de armonía donde quiera que estemos.

La aromaterapia trabaja con aceites esenciales que son múltiples y versátiles como todos los elementos que nos prodiga la naturaleza; los podemos utilizar desde las situaciones más prosaicas hasta las más sublimes:

Desinfectar:
la mayoría de los aceites esenciales son antisépticos. De este modo podemos reemplazar peligrosos compuestos químicos de uso cotidiano como la lavandina. Y también evitar el gasto que supone comprarlos.

Prevenir enfermedades:
con sólo rociar un ambiente con una dilución de aceite esencial de eucaliptus estamos eliminando microbios de gripe, resfríos, estreptococos, estafilococos, etc.

Curar las plantas:
podemos tratar multitud de enfermedades del mundo vegetal: hongos, cochinillas, roya, etc.

Curar animales:
desinfectar heridas, cortes, tratar problemas de piel.

Ahuyentar insectos:
tales como hormigas, polillas, cucarachas, moscas, mosquitos.
Combatir otros insectos parásitos: como piojos en l@s niñ@s, pulgas y garrapatas de los animales.

Preparar perfumes personales y colonias.
Preparar productos de cosmética:
cremas de belleza, desodorantes, lociones, champúes, máscaras faciales y otros.

Dar masajes curativos:
con aceites esenciales para varios problemas de salud.

Utilizar los aceites esenciales en primeros auxilios, catarros, resfríos, dolores y demás problemas de salud.

Ayudarse con los estados de ánimo negativos: miedo, inseguridad, enojo, ira, tristeza, nostalgia, angustia, depresión, etc.

Crear en su casa o en su trabajo climas diferentes según la ocasión: propicio al romanticismo o al encuentro erótico, al estudio o al trabajo, o a la reflexión y la meditación.

Cuando usted esparce los aromas adecuados, éstos son recepcionados por los neurotransmisores que al instante producen una modificación en el estado mental o emocional.

Los aceites esenciales no son pesados como los de cocina, son livianos y volátiles. Son sustancias naturales extraídas de distintas plantas y que en general tienen propiedades antisépticas.

Son usados desde la más remota Antigüedad. En la Edad Media se descubrió que ciertas personas eran inmunes a la peste: los que trabajaban con plantas aromáticas y los perfumistas, que en ese entonces usaban únicamente aceites esenciales naturales.

Para los antiguos perfumarse no era sólo oler bien, sino elegir los aromas de acuerdo a la personalidad, al estado de ánimo y a la ocasión.

A partir de 1920 los aceites esenciales van siendo reemplazados por productos sintéticos que se producen industrialmente a más bajo costo.
En la actualidad están siendo revalorizados cada vez más por estudios y experiencias de laboratorio que confirman sus propiedades terapéuticas.

Con unos pocos conocimientos de Aromaterapia usted podrá desplegar su creatividad y transformar su vida.
Podrá desterrar de su casa muchas sustancias tóxicas y que producen alergias. Sus baños ya no olerán a cáusticas lavandinas o a desagradables desinfectantes. Cada rincón de su casa podrá ser aromatizado de acuerdo a la actividad que allí se desarrolle.

No sólo podrá utilizar elementos más saludables y estéticos sino que es posible un ahorro significativo de una cantidad de productos.

La Aromaterapia no sólo es práctica y utilitaria sino también sugestiva y hermosa.

DISTINTAS FORMAS DE UTILIZAR ACEITES ESENCIALES

-Hornillo
-Aceite o crema para masaje
-Baños de pies, de manos, de inmersión
-Perfume personal
-Perfume ambiental
-Cremas de belleza
-Desodorante
-Cremas o aceites de uso terapéutico
-Para aromatizar virutas de madera
-Loción piojicida
-Unas gotas en el trapo de piso para aromatizar y desinfectar
-¡Y un largo etcétera!

HACER PERFUMES CON ACEITES ESENCIALES
Seductor:
Rosa con una pizca de ylang-ylang

Provocativo:
Rosa con una pizca de ylang-ylang, otra de vetiver y otra de pachuli

Masculino:
Cedro con ciprés

Juvenil masculino:
Enebro con unas gotas de ciprés

Juvenil femenino:
Manzanilla con lavanda

Serio y formal:
Lavanda con romero y bergamota

ACEITES ESENCIALES EN EL HORNILLO
Para un clima de estudio o trabajo:
Tres opciones
Limón 5 gotas
Romero 5 gotas
Albahaca 5 gotas

Para un clima romántico:
Palmarrosa 3 gotas
Sándalo 1 gota
Vetiver 1 gota

Baño de inmersión
Para entrar en calor y prevenir el resfrío:
Eucaliptus 4 gotas
Romero 1 gota
Ciprés 4 gotas
Tea Tree 2 gotas

Para relajarse:
Lavanda 8 gotas
Geranio 3 gotas
Incienso 3 gotas

Para reanimarse y seguir trabajando:
Romero 2 gotas
Eucaliptus 5 gotas
Enebro 5 gotas

Crema para dolores articulares
Mezclar unas gotas de enebro en una crema base y masajear suavemente la zona dolorida.

 


Publicado en la Revista «Verde y Natural» N° 2 Junio del 2001
* Ex – Director de IATENA

 

 

Tu sitio web en Efemosse Sistemas