En muchísimos pueblos de la antigüedad el mijo era un alimento venerado por sus connotaciones sagradas y sus propiedades nutritivas.

Hoy, millones de personas en China e India lo consumen.
Conocé las desconocidas virtudes de este cereal y prepará con él sabrosos platos.

El mijo es uno de los cereales más antiguos, esencial para buena parte de la humanidad.
De su presencia dependía no sólo la existencia de los vivos, sino también la supervivencia de los muertos (que se perpetuaban en la medida en que se les presentaban ofrendas rituales).

El ancestro celeste de los primeros reyes chinos Tcheou no era otro que el príncipe Mijo, y se consideraba que cada soberano vivo era el depositario del orden natural de las cosas, expresado concretamente por los ciclos agrícolas.

La siembra y la cosecha del mijo reactivaban de modo periódico la relación de los dos mundos: el celeste y el subterráneo.

Para los dogons de Mali el mijo africano fue robado al cielo estrellado por el Gran Ancestro Guerrero.

Pueblos guerreros como los etruscos, griegos, romanos, galos, persas, asirios, tártaros y visigodos se alimentaban con mijo, buscando mantener su forma física y mental. Y para algunas tribus del Himalaya, famosas por su longevidad, es una comida esencial.

En Europa, el cultivo para la alimentación humana fue disminuyendo notablemente a causa de la introducción del choclo americano. Es interesante notar que según algunos historiadores, el mijo fue el precursor de todos los cereales: recolectado en su estado selvático, es probable que haya sido la base de la comida de buena parte de la humanidad hasta el descubrimiento del arado.

En la actualidad es el alimento básico para más de 400 millones de personas en China e India, país este último donde se supone que comerciantes árabes lo introdujeron a bordo de sus barcos.

En la región india del Rajastán, los vendedores ambulantes celebran con tartas de mijo, ciruelas secas y almendras la llegada de la primavera.

GENERALIDADES
Es un cereal que crece en tierras pobres, con poca lluvia, muy resistente a las sequías y con la ventaja de que se almacena sin dificultad durante algunos años.

Existen múltiples variedades de mijo pertenecientes a cinco géneros de Paniceae y uno de Clorideae.
El Panicum miliaceum y el Setaria itálica son las especies más conocidas en Occidente. Probablemente su origen es africano y se cultiva desde tiempo inmemorial en lo que hoy es Uganda.

Información nutricional
Por 60 gramos de mijo
212 calorías
41 gramos de hidratos de carbono
6 gramos de proteínas
2 gramos de grasa
41 % de la necesidad diaria de hierro
29 % de la necesidad diaria de magnesio

CONTENIDO
Hierro

Es seguramente desconocida la cantidad en hierro que tiene este cereal y sorprende saber que tiene 6,8 mg por cada 100 gramos, IGUAL QUE LAS LENTEJAS.

Contiene todos los aminoácidos esenciales

Vitaminas del grupo B
En especial B1, B2 y B9, en una cantidad que triplica la de los otros cereales.
Si bien tiene un bajo contenido de B3, esto se subsana con una dieta que no se base sólo en este alimento.

No tiene gluten
Por lo que es apto para personas con problemas celíacos

Magnesio
Contiene 170 mg por cada 100 gramos de cereal, fundamental para la transmisión de los impulsos nerviosos y para reducir el colesterol. Es un mineral antiestrés y se lo considera un tranquilizante natural.

Silicio
Un importante oligoelemento presente en los tendones, cabello, piel, uñas y tejido conjuntivo.

Fósforo
En cantidades similares al arroz. Interviene en el metabolismo del tejido nervioso y es un tónico cerebral.

Lecitina
Necesaria para aumentar la actividad cerebral, especialmente la memoria.
Tiene una cualidad alcalinizante y es considerado un cereal Yang.

Es fácilmente digerible.

APLICACIONES
Indicado en caso de anemia ferropénica por su notable cantidad de hierro.
Útil en caso de calambres musculares, estrés, agotamiento mental o debilidad física o psíquica.
Resulta un excelente aliado para fortalecer la piel, el cabello, las uñas y los dientes.
Adecuado para personas necesitadas de dulces.
Puede aconsejarse a personas con problemas de estómago y páncreas. En casos de gastritits o diabetes.
Estimula el sistema inmunológico.
Ideal para embarazadas o en períodos de amamantamiento.

USOS
A pesar de no tener gluten, el mijo se usa para la panificación y en la preparación de pastas especiales, mezclando harina de trigo con harina de mijo.

Es muy fácil y rápido de cocinar y es de muy agradable sabor.

Acepta preparaciones dulces o saladas.

PREPARACIÓN
Una medida de mijo por tres de agua.
Colocar el agua en una cacerola y cuando hierva agregar el mijo, previamente lavado.
Cocinar aproximadamente veinte minutos.

No dudamos que aprovecharás las increíbles propiedades de este casi ignorado cereal y le darás en tu cocina el lugar de privilegio que merece. Además, por su rápida y fácil preparación, te permitirá lucirte en la cocina.


Lic. Juana Tucci
Directora de IATENA Instituto Argentino de Terapias Naturales

 

Tu sitio web en Efemosse Sistemas