Por Lic. Juana Tucci

Pedí un té en una confitería y el mozo, atentamente, me preguntó si quería azúcar o edulcorante.

Me miró extrañado porque no quise ni una ni lo otro. Y me quedé pensando en qué momento se extendió esta costumbre de consumir edulcorante en cualquier bebida.

Incluso muchos pediatras recomiendan a las mamás que lo incluyan en las preparaciones para los niños…
Creo que es innecesario entrar en consideraciones acerca de los riesgos que ello entraña.
Sí podemos comprobar que produce adicción y que resulta difícil luego dejar de usarlo.

Pero en estos momentos podemos conseguir en supermercados o almacenes naturales un endulzante natural alternativo al azúcar y a todos los endulzantes artificiales.

Se trata de la Stevia, una planta originaria de la flora sudamericana que crece espontáneamente en el hábitat semiárido de las laderas montañosas de Paraguay y en zonas adyacentes del Brasil.
En su forma natural es 15 veces más dulce que el azúcar de mesa (sucrosa). Y el extracto es de 100 a 300 veces más dulce que el azúcar.

Según las crónicas, ya en tiempos precolombinos era usada por los indios guaraníes, de cuyos campos era nativa, y la llamaban «kaá-heé«, que en lengua guraraní significa «hierba dulce». Endulzaban sus bebidas o simplemente masticaban las hojas a modo de una golosina.

Aunque los conquistadores españoles tuvieron conocimiento de la planta durante el siglo XVI, no atrajo la atención de los europeos hasta finales del siglo XIX.
En el año 1887, el científico norteamericano doctor Anthony Bertoni la estudió y revalorizó sus propiedades.

La stevia está aumentando su uso después de haberse probado su ausencia de toxicidad y en la mayor parte del mundo se considera totalmente segura para el consumo humano.
En Japón, por ejemplo, representa el 41% de los endulzantes consumidos.

Actualmente se cultiva en extensas áreas de todo el mundo y de modo más intensivo en países como Brasil, China, Japón, Corea, Tailandia, Taiwán, Israel, etc.

 

COMPOSICIÓN
Nombre científico:
Stevia Rebaudiana Bertoni

La stevia natural, sin refinar, contiene más de 100 elementos y aceites volátiles identificados, además de carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales.

El sabor dulce de la planta se debe a un glucósido llamado esteviósido, un extracto totalmente natural de la hoja, compuesto de glucosa y rebaudiosida.

PROPIEDADES

  •  No se han encontrado efectos secundarios que dañen la salud.
  •  No tiene calorías y sus efectos son beneficiosos en la absorción de la grasa, lo que la hace indispensable para quienes desean perder peso.
  • Reduce la necesidad de consumir dulces.
  • Algunos estudios indican su actividad antibiótica, especialmente contra las bacterias que atacan las mucosas bucales y los hongos que originan la vaginitis en la mujer.
  • Facilita la digestión y las funciones gastrointestinales, nutre el hígado, el páncreas y el bazo.
  • No afecta los niveles de azúcar sanguíneo. Por el contrario, numerosos estudios han demostrado su propiedades hipoglucémicas, mejora la tolerancia a la glucosa y es por eso que es recomendado para los pacientes diabéticos.
  • Por su efecto vasodilatador, diurético y cardiotónico, regula la presión arterial.
  • Es un poderoso antioxidante.  Algunos investigadores afirman que es 7 veces más potente que el té verde.
  • Es bactericida y se utiliza en dentífricos para prevenir la caries dental, por su acción antibiótica contra la placa bacteriana.
  • Facilita la digestión.

USOS
Puede usarse tanto en infusiones como en la preparación de todo tipo de alimentos.

Se puede encontrar en varias formas:
> Como un líquido denso de color oscuro, resultado de hervir las hojas en agua.
De esta forma se potencian los sabores de los alimentos a los que se la añade.

> Otro tipo de líquido es el obtenido a través del macerado de las hojas en agua destilada o en una mezcla de licor alcohólico (apto para el consumo humano) y agua.

> Las hojas secas que se ponen directamente en la infusión

> En polvo, en potes o en sobrecitos individuales.

1 taza de azúcar equivale a 1 ó 2 cucharadas de la hierba fresca o media cucharadita del polvo de extracto.

USO MEDICINAL
Son numerosas las publicaciones y ponencias que se han realizado certificando las propiedades y usos medicinales de la planta. Citaremos sólo algunas.

En 1970, el Dr. Carlos A. Oviedo de la Facultad de Medicina de la U.N.A., expone los efectos del Ka’a He’ê sobre la glucemia en el Congreso de Diabetes realizado en Buenos Aires.

En la 28º «Reunión Anual para el Progreso de la Ciencia», de Brasilia, Dra. Gila de Amaral de Von Schmelling presentó el trabajo titulado «Stevia rebaudiana Bertoni y sus efectos hipoglicemiantes en conejos aloxanizados», con el que deja comprobado el efecto antidiabético de la planta.

En el 6º Congreso de Farmacología, celebrado en Buenos Aires en 1976, también se presentaron dos trabajos relativos a los efectos sobre el control de la obesidad y sobre su acción en el control del ritmo cardiaco.

CONCLUSIÓN
Consideramos que la stevia reemplaza adecuadamente el uso de los edulcorantes sintéticos, sin los posibles efectos secundarios que éstos acarrean y sin producir adicción.
Los estudios que se realizan demuestran de manera suficiente la importancia de su uso y cabe recordar que es una planta conocida desde hace siglos y que la sabiduría popular recomienda.


* Directora de IATENA Instituto Argentino de Terapias Naturales

 

Tu sitio web en Efemosse Sistemas